El programa de televisión que dirige y presenta Barclays se llama precisamente “Barclays”. Parece una señal de egocentrismo, de narcicismo, de culto a la personalidad, como si fuera el dictador norcoreano, rechoncho y envanecido. ¿No podría llamarse “Las noches de Barclays” o “Las noticias con Barclays” o “El mundo de Barclays”? No: Barclays se ha adueñado de su apellido sin pedir permiso, un apellido al que sus antepasados dieron cierto prestigio y que él ha deslucido, desdorado. Por eso sus hermanos piensan: ¿Con qué derecho el patán de Jimmy se apropia de nuestro apellido y lo convierte en una marca de televisión, un producto de dudosa reputación, una cosa bastarda, farandulera? Porque los hermanos de Barclays, que se apellidan igualmente, no ven el programa llamado “Barclays”, pues lo consideran un aburrimiento supremo.

No sólo sus hermanos y su familia extendida, toda ella en Lima, Perú, evitan ver su programa como si evitasen contagiarse de la ominosa variante “ómicrom” del coronavirus: en general, cada vez menos gente ve ese programa, salvo aquellos que lo consideran un inductor al sueño, un sedante o ansiolítico, una formula natural, no química, para quedarse dormido en quince o veinte minutos, pues la cháchara de Barclays opera un efecto pasmoso en sus espectadores y oyentes, los sume en un creciente estupor, los deja dormitando y hasta roncando.

A pesar de que el programa lleva más de quince años en antena, emitiéndose desde Miami para los Estados Unidos y Puerto Rico y los países más confundidos de América Latina, hay sobradas evidencias de que sólo lo ven un puñado de suicidas, de noctámbulos, de insomnes, de gentes deprimidas y autodestructivas, de individuos desnortados, sin futuro, sin autoestima. Por eso el pesado de Barclays ha recibido recientemente varios golpes en su ego papal, en su vanidad cardenalicia, unas afrentas o humillaciones que le recuerdan que sus mejores tiempos en la televisión son una cosa del pasado y que lo peor está por venir y que por consiguiente bien haría en considerar el retiro, antes de que lo expectoren de la televisión como quien escupe un salivazo, una flema viscosa, un gargajo pedregoso.

Los dueños del canal de Miami le han comunicado estos días que le extenderán su programa el próximo año, sí, pero le reducirán el salario un diez por ciento. Escaldado, Barclays se ha quejado, ha protestado. Ha dicho que el próximo año su hija menor dejará de asistir a un colegio público y pasará a una escuela privada y que dicha escuela es carísima, tan onerosa o más que una universidad de prestigio. Ha dicho que debe continuar sufragando la carrera de leyes en una universidad de excelencia que cursa su hija mayor. Ha dicho que su programa es muy a menudo el que marca los mejores índices de audiencia de la televisora y por eso no merece tamaño castigo. Pero los dueños no se han apiadado de él y le han respondido que le reducirán el salario sí o sí y que, si no está de acuerdo, bien puede irse a otro canal o a otro camal o matadero. Pero Barclays sabe que ningún canal ni camal o matadero desea contratarlo, así que, mal que le pese, encaja el golpe y asume que ganará menos dinero el próximo año.

Es sólo el primer golpe en su orgullo desmesurado de pavo real: casi al mismo tiempo, los dueños del canal peruano que emiten su programa, y que llevan emitiéndolo dos años, y que le pagaban bastante bien, tan bien que hasta le pidieron que hiciera un programa especial todos los domingos, a lo que Barclays se avino por la pura codicia de ganar más dinero y la vanidad exhibicionista de salir también los domingos pontificando en un ridículo tono profesoral, tomaron la decisión, en vista de los pésimos ratings, de desplazar el programa a las once de la noche, luego a las once y media, después a la medianoche y finalmente a la una de la mañana. Es decir que el programa fue agonizando, con respirador artificial, en peores horarios, con peores índices de audiencia, en coma. Así las cosas, convertido ya en una conspiración clandestina, un conciliábulo furtivo de cuatro gatos, el programa saldrá del aire en las próximas semanas, así se lo han comunicado a Barclays los dueños del canal, y el periodista se ha sentido una alimaña que está siendo fumigada.

Por si todo ello fuera poco, el programa “Barclays”, que por lo visto sólo funciona tibiamente en los Estados Unidos, ha sufrido otras afrentas, otras represalias: el dueño del canal chileno le ha informado a Barclays de que está dispuesto a seguir propalando el programa, pero sin pagarle nada, como si la exhibición misma del programa fuese ya un favor excesivo; la gerente del canal panameño le ha comunicado a Barclays que su programa ya no saldrá más a las once de la noche, sino en el horario estelar de las cinco de la mañana; la nueva administración del canal estatal ecuatoriano, que difundía el programa pasada la medianoche, lo ha retirado de antena, sin decirle nada a Barclays, y a pesar de que este apoyó públicamente al actual presidente de ese país; y el rating que marca la tribuna deslenguada de Barclays en la Argentina, país que la emite los fines de semana, no es tan ínfimo como el de apenas un punto, sino aún más microscópico: el de una décima de un punto, lo que probablemente equivale a diez personas, ocho de ellas dormitando.

Barclays está entonces bastante descorazonado y piensa que quizás debería retirarse de la televisión en un par de años, cuando cumpla cuarenta años fatigando ese oficio hablantín, embustero, que consiste en pintarse la cara con polvos y colores mentirosos para luego desplegar toda clase de imposturas, simulacros y falsificaciones frente a una cámara. Sin embargo, cada noche, cuando se maquilla a solas, pues debido a la pandemia ya no confía en la maquilladora del canal, y cuando conduce a toda prisa al estudio, y cuando se dispone a decir “Buenas noches, yo soy Jimmy Barclays, bienvenidos al programa”, él cree, como sin duda le conviene creer, que hay muchísima gente esperando a que comience el programa, millones de personas aguardando ansiosamente a verlo de principio a fin, sin pararse tan siquiera para ir al baño. Se trata entonces de un equívoco narcisista, un malentendido conveniente para el ego robusto del periodista: cuando habla, cuando levanta la voz, cuando pontifica o predica, cuando se hace el gracioso, está seguro de que todo el mundo, literalmente todo el mundo está viéndolo. Pero en ese mismo instante, si él pudiera ver a sus espectadores imaginarios, podría atestiguar algo terrible, doloroso: casi nadie está viéndolo, la gente ve cosas mejores, sólo un puñado de suicidas, de lunáticos, de chiflados autodestructivos, se empeñan en ver las noticias avinagradas que vierte la espumosa boca de Jimmy Barclays. Es, pues, un hombre que habla sin advertir que, al otro extremo de la comunicación, de la línea, no hay nadie, sólo una ausencia que se extiende y multiplica. Es entonces un hombre que habla a solas para oír el eco de su propia voz. Es, aunque no se resigne a aceptarlo, un orate hablando solo frente a una vieja cámara de televisión, pensando que su verbo es electrizante y persuasivo, cuando a nadie electriza, a nadie persuade, a nadie convence de encender la televisión para verlo.

Barclays ganará menos dinero el próximo año, qué más le queda, nadie le hará una oferta mejor. Deberá resignarse a no salir más en las pantallas peruanas y ecuatorianas, a no cobrarle nada al canal chileno, a predicar en las sicalípticas madrugadas panameñas, a registrar la décima de un punto de rating en las televisiones argentinas: como un futbolista veterano, ventrudo, lento, chambón, que ya no mete goles ni da pie con bola, Barclays deberá comprender, mal que le pese, que ahora no juega más en primera, que juega en segunda división y el entrenador está pensando en pedirle que se quede sentado, aletargado, en la banca de suplentes o, casi mejor, que se retire en un partido de despedida, que, es de suponer, será tristísimo, pues las tribunas estarán despobladas y sólo lo aplaudirá su madre, Dorita Lerner, que considera que Barclays es el mejor periodista del mundo, un clásico en vida, un ser superior.

 

 

 

43 pensamientos acerca de “Un ser superior

  1. Jo

    Barclays luce cansado, avizora un futuro triste y desolado; pero no sé detiene a observar su pasado que está lleno de vida viva. Lo que nos interesa de Barclays no son sus éxitos, preferencia o riqueza, sino lo que el representa. Ya eres parte de la historia.

    Responder
  2. Zky

    Pero que es esta falta de respeto, me haz dicho suicida, noctámbula, insomne, deprimida y autodestructiva, de individuo desnortado, sin futuro, sin autoestima. Yo no he dormido por ver el programa, entiendo tu sarcasmo, me gusta como relatas las noticias, incluso eres mi inspiración a ser periodista. Sé que no todos esperan con ansias el programa como yo y que talvez fue la única que se puso muy triste al ver que ya no lo transmitían. Talvez haya bajado el rating, gracias a porquerías que dan en la televisión y a los jóvenes (como yo) no les interesa las noticias. Felizmente a mi si me interesa, ojalá haya más gente culta. Y si sientes que es tiempo de retirarte, bueno, nada es para siempre. Algún día terminaría, jamás creí que fuera de esa forma, pero es mejor que tengas tiempo para ti. Igualmente esperaré con ansias si se reanuda tu programa, ojalá sí. Esperare. : D <3 psdta: tengo 16

    Responder
  3. Zky

    Pero que es esta falta de respeto, me haz dicho suicida, noctámbula, insomne, deprimida y autodestructiva, de individuo desnortado, sin futuro, sin autoestima. Yo no he dormido por ver el programa, entiendo tu sarcasmo, me gusta como relatas las noticias, incluso eres mi inspiración a ser periodista. Sé que no todos esperan con ansias el programa como yo y que talvez fue la única que se puso muy triste al ver que ya no lo transmitían. Talvez haya bajado el rating, gracias a porquerías que dan en la televisión y a los jóvenes (como yo) no les interesa las noticias. Felizmente a mi si me interesa, ojalá haya más gente culta. Y si sientes que es tiempo de retirarte, bueno, nada es para siempre. Algún día terminaría, jamás creí que fuera de esa forma, pero es mejor que tengas tiempo para ti. Igualmente esperaré con ansias si se reanuda tu programa, ojalá sí. Esperare. : D <3

    Responder
  4. M Cast

    Al leer este relato me senti y siento aun severamente identificada. En un plano intelectual porque no deja de sucederme aquello, aunque en el laboral vaya quizás de lo mejor. Sin embargo estoy resignada a seguir una carrera que poco me interesa y ayuda con el objetivo de algún dia si poder hacer lo que me apasiona: la gastronomía y el comandar, delegar, crear, todo en una esfera de restaurantes. También me interesa la política y quiero insucrisionar en décadas en ella, aunque lo niegue, como usted. La clara diferencia es que usted, sr «Barclays» es un hombre con un éxito rotundo, singular.
    En el fondo creo que este relato denota unas ganas implícitas de vuestra parte par que le roguemos que no deje la televisión y aun menos, que por favor nunca deje su ímpetu de escritor. Y evidentemente, se lo pido. Quizás pecamos de tradicionales o incomprendidos, y decidimos leer, escuchar vuestra opinion ante cualquier noticia latina del mundo hispano. Pero es que nos reconforta saber que aun existe el gran Bailys que desafía a todos y nunca se calla.
    Quizás, aunque usted nunca lo crea, el poco avance que Peru, nuestro pais, obtuvo en termino de derechos fue gratis a la vanguardia de vuestra ideas.
    Si es real que le bajaron el salario bou es mas que una consecuencia económica de cualquier empresa natural frente a una creciente inflación el pais donde radica, no es un golpe hacia usted, ni tampoco por bajo rating.
    Si cada vez tiene menos lectores o televidentes, es porque vivimos en una sociedad donde plataformas electrónicas redes sociales, donde poco a nada aprendemos pero no dejamos de estar conectados y pendientes, reinan. Y porque necesita cambiar la manera donde transmite sus opiniones de tanta controversia. No es contra usted, la reacción de cada casa televisiva es frente a una simple levitación hacia el nuevo mundo. Pero creo que una gran mayoría quiere seguir escuchándolo, y más que nunca aunque no lo acepte usted, su pais lo necesita.
    Su posible candidatura a la presidencia aun es latente, depende de usted.

    Responder
  5. Alex Villanueva Oviedo

    Creo que es el avance de la tecnologia, me gusta ver tu programa, pero lo hago por internet y a traves de celular, ya casi no veo television que en el Peru esta dominado por la predica izquierdista….

    Responder
  6. Maleficent

    Te conozco hace muchísimos años, sigo mal acostumbrada.
    Nos tienes las neuronas dañadas, espero que sigan subiendo los precios de la electricidad, tener un motivo para dejar de escucharte.
    Jajaja

    Responder
  7. PATRICIA TRIGOSO

    Tu programa me encanta, siento que me culturiza y me mantiene informada de manera que pueda entender los acontecimientos del mundo por la forma como los presentas. Por ahí leí que tu fuerte don las entrevistas y también es verdad, eres un excelente entrevistador. Llevo años siguiéndote.

    Responder
  8. Juan Carlos

    Considero que eres de lo mejor que hay en periodismo de opinión en internet, intento ver ver siempre el resumen de tu programa al día siguiente en youtube, considero que tus virtudes superan en demasía tus defectos. un fuerte abrazo desde Ecuador.

    Responder
  9. Melissa

    Estimado Jaime, aún sigues pagando la universidad de tu hija mayor??? Si no me equivoco ya tiene edad para buscar un trabajo y así aliviarte la economía no crees?? Yo tampoco me desvelo viendo tu programa, lo miro por YouTube al día siguiente. Deberías pensar en subir tu mismo tus programas en tus redes así ganarías lo que otros se ganan subiendo tu programa diariamente. Además, sería muy bueno si vuelves a hacer entrevistas, ese es tu fuerte. Tú eres el máster duster de ello. La verdad es que hablando tu solito cada noche no es tan entretenido. Tú necesitas tener invitados… Puedes hacer entrevistas virtuales, chats por zoom, etc. Pídele asesoría a Silvia. Un fuerte abrazo Jaime, no dejes de brillar, yo y miles te seguimos y queremos ver siempre!

    Responder
  10. Pedro Torres

    Que horrible ego.. de quien lo heredaste ?
    se sabe que heredaron dinero de tu tio » el magnate » que tenia debilidad por los hombres morenos…quisiera por unos minutos conocer al Jaine Bayly POBRE….pago por ver.

    Responder
  11. Pedro Torres

    Es increible…te estas casi despidiendo , pero la » gente » que comenta aqui no se da cuenta que no PUEDES CON TU TREMENDO EGO….» mi hija va a ir?a una escuela privada carisima «…» mi hija mayor esta en una universidad carisima «..

    Responder
  12. Andres Salazar

    los que estan a punto de expirar son los canales de television, no tu Jaime. Pasate a una plataforma internet como youtube y no dependas de los medios tradicionales que estan condenados a quebrar.

    Responder
  13. Zahlia De La Rosa

    Ánimo amigo…es normal que esto suceda….pero ocúpate en reinventar en lo que tu sabes…comunicar…yo no me trasnoche..te busco en YouTube..y es una manera de no perder tus reflexiones de la política y otros…así que sigue informando….con veracidad y ese toque de humor negro que te caracteriza…soy fiel en seguirte…no te defrauden y toco a tus seguidores…con cariño y respeto…Zahliabreuc@hotmail.com

    Responder
  14. Rocio

    Jaime tiene mucho talento, no encuentro sentido a este post. El es un ejemplo de sentido crítico, aspecto que hace falta mucho en nuestra juventud. Tomar una posición es ser libre en pensamientos. Adelante Jaime, que siempre te seguiremos.

    Responder
  15. Lourdes Salinas

    Bueno Bayly tal vez yo sea una de los 4 gatos que ve tu programa, una compatriota tuya emigrante viviendo en New York, todas las noches. Los Canales latinos como Univision o Telemundo no ofrecen nada bueno a esa hora, y para darte un aliento de seguir te diré que siempre encuentro información nueva ,y eso es lo que me mantiene como tu seguidora.
    Saludos

    Responder
  16. Omar

    Siendo sincero no puedo decirte nada. Te sigo desde que tenía 12 años (ahora tengo 28) y me parecía muy entretenido tu programa El Francotirador que se emitía por Frecuencia Latina, pero ahora no sé como estarás estimado Niño Terrible, hace 6 meses que no veo tus videos.
    Espero algún día me firmes la trilogía «Morirás mañana».

    Responder
  17. Winnie

    Yo quiero seguir viéndote! Solo veía Willax por ti, y no entendía xq demoraban últimamente los otros programas para q salga el tuyo y ahora entiendo q t cambiaron de horario pero no me provoca para nada mirarlos para esperarte. Tienes mucho talento Jaime, no te rindas y arriba ese ánimo!

    Responder
    1. Dennis

      El gran Jaime Bayly el otrora niño terrible, todo un personaje polémico, hilarante, jocoso, con una vida algo desordenada como él mismo lo reconoce sin embargo es uno de los pocos humanos que veo en la pantalla y leo sus libros histriónicos y que enmarañan al lector.
      Dale Jaime que tú eres Jimmy Barclays el único!.

      Sé que no me lees, pero te envío un abrazo a la distancia, saludos a Silvia y Zoe!

      Responder
  18. Patty Ríos

    Las noches se hacen cortas y quizá en Perú están prefiriendo darle cámara a periodistas locales. Las horas estelares son pocas, pero quizá 7×7 no debería transmitirse tan tarde, podría salir los viernes o sábados y ser más agudo en sus notas. Vivimos tiempos en que nuestra población quiere el chisme caliente del día a día. Talento tiene pero no es el único, debería amenizar el programa con entrevistas. Espero no lo retiren del aire.

    Responder
  19. Kevin

    Que fascinante es leerte. Si no es por ti nunca hubiera escuchado de ese sujeto. Investigaré quien es, aunque por lo que dices, no vale la pena, el esfuerzo y el tiempo perdido. Saludos desde Perú Jaime.

    Responder
  20. Elizabeth

    Que bueno que dijo lo que está pasando con su programa. Se la pasa solo criticando al viejito Biden y haciendo predicciones como pitonisa, y a todas “le sale el tiro por la culata”. Se ha tornado muy cansón el programa.

    Responder
  21. Gisela

    Es cierto Jaime que haz pedido la chispa del niño terrible, pero es parte de la vida, no sé si haz madurado o si tus medicamentos te han bajado las revoluciones, pero sea como sea, estás en nuestro corazón y siempre serás «Jaime Bayli».
    Te queremos!

    Responder
    1. Kittykt

      Su público ha madurado, el no, ese es el problema. Se ha quedado, se ha conformado. No ha sido agresivo con su carrera televisiva. No ha buscado innovar, mejorar, enfrentar sino ha preferido dormirse en una pereza robótica. Bayly que era un adelantado a su época, atrevido, agresivo, con una sólida educación. Su problema es la falta de valores. Pierde tiempo en sus confusiones mentales, No se enfoca en avanzar su carrera, teniendo todo el talento del mundo.

      Responder

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.