Barclays y su esposa Silvia están cenando un sábado por la noche en un restaurante de comida uruguaya (cenan allí todos los sábados) cuando una mujer de mediana edad, vestida de blanco, se acerca a Barclays y le dice:

-Mi amiga quiere decirte algo.

Sorprendido, Barclays le pregunta:

-¿Y dónde está tu amiga? ¿Quiere decirme algo por teléfono?

Como tiene un programa de televisión, Barclays está acostumbrado a que le pidan una foto, o grabar un saludo, o una entrevista en su programa, o ayuda para publicar un libro.

-Mi amiga está allá, al fondo, en la esquina -dice la señora de blanco, señalando una zona del restaurante que está vacía y parece cerrada para los comensales.

Barclays presiente que se trata de una emboscada, que van a decirle algo desagradable, van a reprocharle algo que escribió en sus relatos semanales o que dijo en la televisión o que publicó en una novela. Por eso, sin levantarse de la mesa, a riesgo de parecer maleducado, le dice a la señora de blanco:

-Si tu amiga quiere decirme algo, que se acerque a mi mesa, por favor: yo no voy a levantarme y dejar sola a mi esposa.

La señora de blanco se retira, levemente ofuscada, y enseguida regresa con una mujer que parece su amiga o su hermana: de mediana edad, vestida con colores claros, de facciones refinadas, esa señora atractiva y elegante mira a Barclays con tranquila determinación y le dice, sin que este se ponga de pie para saludarla, pues no sabe quién es, no la ha reconocido:

-No sabes cuánto le dolió tu columna.

Barclays permanece sentado. Comprende que la mujer está haciéndole un reproche por algo que escribió. Como no la ha reconocido, piensa que es amiga, pariente o colega de un actor que se suicidó recientemente. Barclays piensa que esa señora lo está amonestando por una columna satírica que escribió hace pocos meses, haciendo escarnio de sí mismo y del actor que unas semanas más tarde se quitó la vida.

-¿A qué columna te refieres? -pregunta, mortificado, a la defensiva, creyendo que la mujer desea atormentarlo por el suicidio del actor.

Como hay un bullicio en el restaurante, como las mesas están muy cerca unas de otras, como no se ha puesto de pie para saludar caballerosamente a la señora que le hace el agrio reproche, Barclays escucha con dificultad cuando ella le dice:

-No sabes cuánto le dolió tu columna a Alan.

Recién entonces, torpe y lento, sordo y miope, Barclays comprende que la mujer que le hace el reproche es la viuda del expresidente peruano Alan García, quien se suicidó tres años atrás, de un disparo en la cabeza, cuando los fiscales llegaron a su casa en Miraflores para arrestarlo.

-Alan pensaba que lo veías como una figura paternal -prosigue la viuda del expresidente.

No dice Alan García, no dice García, no dice el expresidente o el presidente: alude al político suicida como Alan, que es como lo llaman coloquialmente sus compatriotas, incluso quienes todavía lo odian.

Barclays piensa que es tarde para ponerse de pie y solo alcanza a comentar:

-Sentí mucho su muerte. Me dio mucha pena. Y así lo dije en mi programa.

Barclays piensa que el expresidente no debió interrumpir su vida: debió dejarse arrestar, dejarse encarcelar, batallar legalmente para demostrar su inocencia, si era inocente. Si no se hubiese suicidado, quizás ahora estaría libre. Y si no estuviese libre, podría leer y escribir en prisión y ver esporádicamente a la mujer que ahora es su viuda y a sus seis hijos, uno de ellos todavía adolescente cuanto se quitó la vida. Pero, por supuesto, no le dice nada de eso a la viuda.

-Sí, yo vi tu programa -dice ella-. Gracias por recordarlo con cariño.

A continuación, vuelve a sembrar la culpa en la mesa de los Barclays:

-Alan sufrió mucho cuando publicaste esa columna. Fue un golpe terrible para él. Se sintió traicionado. No debiste escribirla.

La viuda alude a una columna periodística que Barclays publicó hace doce años, titulada “La plata llega sola”. En aquel momento, Alan era presidente de la república y Barclays jugaba con la idea de ser candidato presidencial, una aventura que Alan apoyaba:

-Tienes que ser candidato. Tienes que lanzarte. Puedes ganar.

Como entonces eran amigos y confidentes, como Barclays visitaba a medianoche al presidente en la casa de gobierno, Alan y su novia (la mujer que es ahora la viuda que hace los reproches) fueron a cenar en casa de Barclays. En algún momento, el periodista le preguntó al presidente:

-¿Cuánto ganas? ¿A cuánto asciende tu sueldo?

Alan se permitió una risa franca y respondió:

-No seas tonto. La plata llega sola.

Seguramente quiso decir: si te inscribes como candidato, no faltarán empresarios que harán contribuciones a tu campaña. Y si ganas y eres presidente, no faltarán amigos dispuestos a ayudarte, si el sueldo presidencial te resulta insuficiente.

-Lo que te dijo Alan fue en una cena privada en tu casa -le dice la viuda a Barclays-. Era una conversación privada, off the record. No debiste publicarla en el periódico.

Tocado en su honor, herido en su orgullo, Barclays piensa: quizá la viuda tiene razón, no fue caballeroso publicar lo que Alan me dijo en privado. Pero enseguida piensa: tampoco fue caballeroso que Alan conspirase para sacarme de la televisión no una, sino dos veces, cuando advirtió que yo no era sumiso, dócil, incondicional a él.

-Mil disculpas por interrumpirlos -dice la viuda, en voz baja, con modales refinados, y se retira con su amiga vestida de blanco.

-Lo que faltaba -le dice Barclays a su esposa-. Ahora resulta que no solo soy culpable del suicidio del actor. Ahora también soy culpable del suicidio de Alan.

Debí ponerme de pie y saludar a la viuda con cariño, piensa Barclays, pero ya es tarde.

Al día siguiente, Barclays y su esposa están cenando en un restaurante de comida mediterránea (cenan allí todos los domingos) cuando un señor atildado, elegante, de mediana edad, se acerca a su mesa y le dice a Barclays:

-Tengo algo importante que decirle. ¿Puedo sentarme un momento?

-Sí, claro, cómo no -se resigna Barclays.

El caballero se sienta, pide una copa de vino, mira a Barclays y le dice:

-Alan no se suicidó. Alan está vivo. Alan vive.

Barclays piensa: un charlatán más que cree en absurdas teorías conspirativas. Por eso le dice:

-Estás equivocado. Alan se mató hace tres años.

-No -dice el señor elegante-. Alan vive en las montañas de un pueblito en Suiza.

A continuación, el atildado señor se presenta: es un abogado de apellido italiano que vive entre Madrid y Barcelona y está obsesionado en demostrar que el expresidente no se mató.

-¿Me concede quince minutos? -pregunta ceremoniosamente a Barclays.

Luego pasa a exponer su caso:

-Alan se creía Dios. Dios no se entrega. Dios no se mata. Dios sobrevive.

Barclays asiente. El abogado prosigue:

-Alan era un escapista. Sabía que esa mañana irían a su casa a arrestarlo. No tenía un plan para matarse. Tenía un plan para escapar.

A continuación, el abogado recuerda:

-Hace treinta años, cuando los militares fueron a arrestarlo con órdenes de matarlo si no se entregaba, Alan no se entregó, no se mató. Escapó. Huyó por los techos. Se escondió en casa de un amigo. Se escondió en el auto de ese amigo. Se refugió en la embajada colombiana. Pidió asilo. Huyó. Escapó. Su primer instinto no era entregarse ni matarse. Era escapar.

Barclays piensa: el abogado tiene razón.

El abogado continúa su alegato:

-Fujimori y su Rasputín Montesinos mandaron matarlo en Bogotá. Alan escapó. Mandaron matarlo en París. Alan escapó. Alan escapaba siempre.

Enseguida afirma:

-El día previo a su supuesto suicidio, Alan se despidió de sus alumnos en una universidad en Lima. Dijo que esa sería su última clase. Sabía que en pocas horas irían a arrestarlo. ¿Se quedó en su casa esperando mansamente a que llegasen los fiscales para matarse? No, claro que no. Ejecutó su plan de fuga.

-¿Cómo se fugó? -pregunta Barclays, impresionado por la elocuencia y la lucidez del abogado de apellido italiano.

-Salió por la azotea, saltó por los techos vecinos y se escondió en el cuarto falso de una casa cercana que su comando secreto había alquilado. Escapó por los techos, como huyó hace treinta años, cuando Fujimori mandó arrestarlo.

-Pero la mañana de su suicidio hubo un disparo que el fiscal escuchó, y hubo un cuerpo que el fiscal vio, y el cuerpo fue llevado a un hospital -dice Barclays-. Si ese cuerpo no era el de Alan, ¿de quién era? ¿Y cómo nadie distinguió que el muerto no era Alan?

El abogado prosigue con vehemencia:

-El comando secreto de Alan, sus dos guardaespaldas, mataron esa mañana, de un balazo en la cabeza, en el dormitorio de Alan, a un hombre alto, voluminoso, muy parecido a Alan, vestido de negro, como Alan vestía aquella mañana, a quien tenían escondido en el baño. Lo habían buscado por semanas, por meses, en todo el país, cuando Alan ya no podía salir del Perú, pues le habían confiscado el pasaporte. Lo secuestraron, apenas confirmaron su parecido físico a Alan. Lo tuvieron encerrado. Cuando llegó el fiscal, los guardaespaldas lo mataron de un solo balazo y dejaron el arma al lado para que pareciera un suicidio. Era el doble, el sosia. Mientras Alan huía por los techos con sus dos guardaespaldas, el cuerpo que se llevaban los policías no era el suyo, era el del sosia. Pero se parecía mucho a él. Y como el rostro estaba desfigurado por el balazo, era fácil confundirlos.

Sorprendido, perplejo, Barclays le pregunta al abogado:

-¿Por qué estás contándome todo esto?

-Porque quiero que me ayudes a escribir un libro.

-Lo leeré con mucho gusto -responde Barclays-. Pero debes escribirlo tú.

Luego pregunta:

-¿Y cómo escapó a Europa?

-Tenía todo el plan de fuga bien preparado. Recordarás que su ataúd no se abrió. Nadie vio su cadáver. Lo cremaron de inmediato. Hay una foto de sus hijos sonriendo el día en que lo cremaron.

Barclays piensa: este abogado, tonto no es. Yo creo que Alan se mató, pero ha logrado hacerme dudar.

-El comando secreto de Alan tenía un avión privado para sacarlo desde un aeropuerto clandestino. Así escapó. Por supuesto, ya tenía un pasaporte válido, al día, con la identidad cambiada. Con ese pasaporte huyó a Europa.

-¿Por qué a Suiza?

-Porque tiene su fortuna, o la tenía, en la banca de Andorra, cuando aún era seguro tenerla allí. Probablemente, ahora que en Andorra ya no estaría segura, la ha escondido en Suiza, la tiene en efectivo. Debes entender que Alan es un hombre muy rico. Tiene centenares de millones de euros.

-Has hecho una exposición brillante -dice Barclays-. Pero no me has convencido. Yo creo que Alan está muerto.

-No -dice el abogado-. Alan está vivo. Alan vive. Y algún día te mostraré una foto de él, en las montañas suizas donde vive escondido, sin ningún vecino cerca que pueda reconocerlo.

109 pensamientos acerca de “Alan está vivo

  1. sharon

    Probablemente nunca sabremos si esta vivo o muerto, pero lo que es verdad es que Hitler no murió en Alemania en plena segunda guerra mundial, sino en Sudamérica, creo que Alan le sabia muchas cosas importantes a los peces gordos, entre ellos Vizcarra y es probable que le hayan permitido escapar, por otro lado a mi también me sorprendió las caras de felicidad de sus hijos en su funeral.

    Responder
  2. Vince

    Es posible que Alan esté vivo, pero más posible aún es que Abimael lo esté. No hubo fotos del cuerpo ni se supo ningún detalle más allá de que los medios oficiales informaran que había muerto. Ahí hay dos buenas historias que merecen una investigación si es que algún periodista tiene el valor de hacerlo.

    Responder
  3. Miguel

    La carencia de un lider de derechas desespera y exaspera hasta el paroxismo a quienes no odiando a Alan y a su espíritu santo, desprecian y odian soterradamente al inquilino de palacio y su gente. Si, es muy probable que Bayly esté sondeando expectativas para un siguiente libro; en ese caso es mas que un hecho que quiere obtener ganancia de la estupidez y la credulidad de un sector que no solo compraría su libro y se arrastraría porque el autor se los firme. Sino que (salvando distancias evidentes) ese mismo sector se arrastraría y lamería las suelas, como hizo la burguesía alemana con el cabo austriaco en 1933, aun si este se llamara Antauro Humala…en la peor de las pesadillas claro está.

    Responder
  4. William Supo

    Pretenden crear todo un mito entorno a la figura de Alan García, quizás sea con la finalidad de resurgir al APRA y encumbrar la figura de su hijo como líder sucesor, buscando entablar una suerte de caudillismo político. Dudo que Alan este vivo pero no estaría demás que la justicia peruana se encargue de corroborar o descartar estas versiones y aclarar al 100% este tema paea que nuestro país cierre de una vez por todas esta parafernalia!!!

    Responder
  5. Jandrec

    Bayly es un genio… unas cuantas líneas acerca de un supuesto encuentro con un sujeto que le cuenta una historia y listo, su siguiente libro es un éxito de ventas más que asegurado. Tampoco hay que ser muy avispado para saber el título de ese libro… por algo fue que muchos se animaron a leer esta columna, incluyéndome.

    Responder
  6. Groder T.

    Yo creo que Alan G. esta muerto. Sin embargo, conozco de un testimonio que dice que esta vivo y que lo vieron en el Bajo Huallaga (región San Martín). Vive en una Finca, en medio de plantaciones de palma y de cacao del grupo Romero. Estas plantaciones abarcan 5,000 Has (aprox.), los trabajadores entran vía terrestre, pero la gente de la empresa solo en avionetas ya que cuentan con una pista de aterrizaje. En esta hay varios complejos, una zona industrial, viviendas para trabajadores y la finca donde supuestamente vive Alan. La comunidad cercana es, Pampa Hermosa, una zona relativamente alejada de Tarapoto. Todo lo descrito pueden verlo en google maps (-6.12005, -76.16111)
    Recordemos que con el grupo empresarial Romero fueron aliados con los dos gobiernos de Alan G.
    Regresando al testigo, dice que fue contratado para hacer unas reparaciones eléctricas, que al entrar y salir, le hicieron jurar para callar todo lo que viera o escuchara. Asegura que vio a Alan G. caminando por ahí.

    Responder
  7. Cesar

    Han pasado 3 años, donde un supuesto dice que sabe que vive en las montañas de Suiza, y Suiza es pequeña. Si tiene fortuna en andorra y ahora en Suiza debería de haber un testaferro dentro de esos años que haya retirado esos “millones” que tenia en su cuenta para tenerlo en efectivo y por favor, quién en su semejante estupidez puede aludir a que es real que siga viviendo alguien que se disparó. La organización que supuestamente debería de haber para que salga cómo está persona indica sería muy superior a la de inclusive un narco super mega rico e inteligente como El Chapo, personal de salud, fiscalía, prensa a favor y en contra de Alan, gobierno de turno, aeropuertos en Europa, gente que trabaje en el mismo aeropuerto, migraciones, lugares a donde él “caminaría” y tenga vecinos. Lamentablemente seguirá habiendo gente que especula con algo sin sentido. Una pastilla y agua de azar no le caería mal al tipo.

    Responder
  8. Raúl Liendo Tudela

    Yo nunca crei en ese suicidio se veía todo tan armado que hasta la prensa se presto para hacer creer que Alan se había «suicidado»
    Solo los inteligentes nos dimos cuenta de todo este circo, espero que ahora el gobierno haga su trabajo caiga quien caiga.
    Y que hay de la persona secuestrada que mataron por Alan? Deberían de investigar

    Responder
  9. Pierre

    Es obvio esta narrado como un relato Policial con seudonimos inclusive las ciudades o paises no serian lo relatado( no van a dar la informacion real)..Pero la idea o mensaje central es que el Lider de la Estrella sigue viviendo de su riqueza malhabido viviendo en un Pais del Caucaso lejos del bullicio de la ciudad y personas que lo reconozcan

    Responder
  10. Alan

    Podrían buscar a todos los hombres de más de 1.85 mts de contextura gruesa que desaparecieron sin dejar rastro en Perú hasta 2 meses antes de la detención de Alan? perfil muy difícil de encontrar en Perú, si hay alguien con esas características ya sería un indicio que algo pudo pasar, sino sólo es una historia más.

    Responder
  11. Eswin Calle

    Una relato muy perplejo, lleno de aquel suspenso que hace mover lo que pudo ser una historia ya olvidada por muchos; a mi opinión yo digo que este abogado pronto hará saber una verdad que nunca dejó de ser mentira… Alan es un prodigio de persona, y no tengo duda alguna de que haya orquestado quizás la mejor de sus hazañas, su propia fuga… que mente más extraordinaria…

    Responder
  12. Santiago

    Me alegra muchísimo saber que aunque fuiste su opositor por décadas, ahora que ya no está anhelas que su partida no haya sido eterna y que algún día retornará. Lamentablemente para el Perú, su mejor presidente ya se fue. Pero recuerden que el APRA aún vive. SEASAP

    Responder
  13. Maribel

    Desde el punyo de vista de la investigación policial, con lo poco que conozco, siempre creí que Alan está vivo. Se trataba de un hombre alto, pesado, se necesitaba mínimo 8 personas para cargarlo y sobreparando; la cabeza herida derrocha bastante sangre, esa casa, escaleras, habría tenido que quedar enangrentada; cuando lo sacaron en el carro, no hicieron escandalo para pasar, se trataba de un ex presidente, y no cualquiera, era Alan, y no hubo mada de eso; nadie vio cuerpo, se cremó, y los periodistas nunca trataron esa muerte. Esperé ver en los programas dominicales que desarrollen es noticia, como sí lo hacen con otros, incluso acceden a fotografías policiales, pero en ese caso no hubo nada. Pero como dice el dicho: no hay nada oculto bajo el sol. Y si tu Barclays lo investigaras, se te agradecería mucho, por el bien de la verdad. Cuántos están detrás?

    Responder
  14. Mayko

    Me hizo dudar ..pero creo q todo país tiene sus leyendas urbanas , desde actores hasta presidentes…pruebas reales no existen …y si realmente esta vivo ..supongo q en algún momento saldrá una foto o algo real..mientras tanto estos relatos seguirán alimentando el morbo y animando a aquellos conspiradores…y lectores apasionados de este tipo de historias….

    Responder
    1. Diego

      Si Alan vuelve seguramente será nuevamente presidente, logrará conversar que fue necesario! Y el pueblo votará por el y seguramente está vez finalmente tendrá mi voto!

      Responder
  15. Ramon

    Ingenioso el cuento, lástima la parte en que asesinan a un inocente, como política ficción no debería ofender a nadie excepto por ese hecho, todo se cuenta en condicional y dado que nada es verdad ni es mentira…

    Responder
  16. Claudia

    Para mí siempre estuvo claro que no se suicidó y que huyó, creo que se dedica a escribir y el día que de verdad muera o en su lecho de muerte publicará todas sus novelas o escritos.

    Responder
  17. Sgalindom.smgm

    Yo te creo, por pr que el periodista que entrevista a Alan, en la Univ. San Martín, 12 o 14 horas antes del supuesto suicido, le dio el dato de que el seria detenido a primera hora del dia siguiente, lo hizo en forma de interogatorio, Pero Alan asumio que el periodista, le brindo información veraz. El le dijo, usted ya sabe que mañana me detienen. Y sonrio.

    Responder
  18. Mijail

    Hay Sr Barclays porque no demuestra que Alan está vivo en Europa,si ud confirma eso con pruebas sería lo máximo.
    Alan García es inolvidable como olvidarme de aquellas colas q las personas hacían para comprar víveres,ohhh Alan García ERES UN «DIOS » jajajaja

    Responder
  19. Javier Norberto León García

    Alan está muerto, su personalidad egocéntrica y sadico depresivo, con aires de no bajarse del tren de la historia no iba a dejarse enmarrocar, para hacer de él un espectáculo matinal por meses, como lo hicieron con la China K.
    Se quitó con aires de torero, «dejandosles su carroña como simbolo de desprecio» pero ni eso hizo, porqué lo cremaron, para que su cuerpo no fuera profanado.

    Responder
  20. Alan

    De ser cierto, estar solo y aislado sería su peor castigo. García con lujos no se contentaría, García necesitaría PODER y FAMA, y el aislamiento no se lo daría –así fuese inversionista secreto de algo. García está muerto.

    Responder
  21. Patricia

    Excelente relato! Buen tema para una novela. Siempre he creído que Alan no está muerto. Mala hierba nunca muere, siempre fue arrogante y egocentrico por lo tanto suicidarse como dicen que lo hizo, es una mentira. En fin, como todo en el Peru, la corrupción es lo que prima.

    Responder
  22. Eduardo Sipan Albirena

    Alan Garcia un gran presidente y un hombre inolvidable que siempre se le recordara
    hizo crecer al pais y nos hizo soñar con llegas a ser un pais Desarrollado

    Responder
    1. JUAN GUZMAN

      ERES APRISTA NO? CRECIMOS EN INFLACION AL 3000 PORCIENTO Y ROBO Y COIMEO A DIESTRA Y SINIESTRA NO PAGO SUS DELITOS Y COMO COBARDE SE SUICIDO Y SU FAMILIA FELKIZ VISTE LA FOTO?

      Responder
      1. Karla

        Un hombre del tamaño y peso de Alan huyendo por los techos es imposible de creer, creo que se compró a todo mundo y salió tranquilamente por la puerta de escape.

        Responder
  23. Amparo Iris

    Realmente asombroso….cómo te atrapa la lectura y te lleva hasta el pueblito en Suiza…y lo vez a Alan millonario pero viejito…contemplando el hermoso paisaje de los Alpes Suizos dónde alguna vez viste a Heydi…Si, es posible que pudo huir y montar tremenda parodia sobre el suicidio y dejarnos la incógnita de vida o muerte .
    Grande Bayly… Tal vez le escribiste el guión a Alan para q lo ejecutará tal cual, y no sería nada raro q ya estés preparando algo para la escabullida del prosor…

    Responder
  24. Felipe

    Hola Jaime tengo familiares en Alemania y 2 me han reportado avistamientos de Alan por el sur Aleman cerca a la zona austriaca/suiza. Es posible que la teoría sea cierta. En ambos casos me dijeron, nose acercaron ni hicieron nada ya que Alan es una persona ya anciana, así que lo están dejando que termine su vida tranquilo.
    Algo parecido a Hitler en Argentina, que termino su vejez allí.

    Responder
    1. Anónimo

      Cuando falleció Alan, consulté con un familiar fap y me comentó que un día antes que muera Alan dejaron fronteras aéreas abiertas. Así que podría salir cualquier avión particular sin permisos . Fue casualidad???? O todo estaba orquestado y el lagarto lo tenía claro

      Responder
  25. Sandra

    Siempre admirable tu columna!
    Esperemos que sea cierto lo crei y ahora confirmo que no se Mato, el no es lo suficiente valiente para aceptar sus errores y menos pagar por ellos! Le falta coraje, es un hombre de apariencia y eso no le permite dejar que su gran EGO se destruya en la cárcel!

    Responder
  26. Gerardo

    Alan vivo o muerto, el mejor, el presidente estadista, el líder astuto w inteligente…..Los resultados de su segundo gobierno lo muestran como el mejor de la historia….

    Responder
  27. Milagros Alor

    Ojalá Alán de estuviera vivo, ojalá Alán apareciera y con solo 3 minutos analizando lo que hoy vivimos habría de destruído al pro ossor, ojalá Alán estuviera vivo,en Suiza,en la Antártida,en Huaral, ojalá Alán estuviera vivo…no tendría esta pena que tengo desde que se suicidó

    Responder
  28. Nataly

    La realidad supera a la ficción, pero en este caso yo creo que Alan si se suicidó, el ya tenía antecedentes de problemas psiquiátricos, así que esa teoría no me resulta muy creible.

    Responder
  29. Marco

    Obvio que está vivo. Solo hagan una revisión de los hechos. nunca hubo cuerpo, nunca nadie vio al muerto, la prensa que generalmente es amarillista, nunca mostró ni una gota de sangre, y el muerto que mostraron en el casimiro,Obvio que no era él, ni se parecía…. ademas los presidentes son velados a cajón abierto para que el pueblo lo vea .. y en este caso…. no…..

    Responder
  30. Giannina

    Yo si creo que esta vivo, los lideres apristas en sus chats, nunca se refieren a Alan en pasado, no le han hecho homenajes, sus hijos no pudieron llorarlo, nadie hablo nunca mas de el. Y alguien que si sabe hace unas semanas me dijo lo mismo, pero que pensaba q estaba en colombia

    Responder
  31. Carlos Vera

    Justo en el momento de las mayores dificultades para Castillo Terrones aparece Bayli para desviar la atención que tenemos por el desgobierno y la vergüenza del Perú.

    Responder
  32. Dalila

    Hola Jaime, El teniendo tanto dinero tú crees que se va matar? El está escondido sí era una rata, viste la entrevista que le hizo la hija de Alan al candidato Porky. Ahí Porky le dice mándale saludos a tú papi ‍♀️ .

    Responder
  33. JL

    La cronologia es exacta: Se escucha un disparo, suben el cuerpo de aAG a su vehiculo sin ningun rastro de sangre. Moviendo el vehiculo fiscal que cubre la cochera, sale el vehiculo de AG de la casa intervenida. Increiblemente no funciona ninguna camarfa de seguridad ni de los vecinos. La unidad movil se desplaza a velocidad por medio Lima pasando multiples hospitales en clara «emergencia» de un extremo a otro. Increible pero las camaras de ese hospital tambien se malograron. Se toman un selfie con el cuerpo de AG donde todos los medicos y enfermeras posan para la posteridad y a las 10 de la mañana sale la ministra con el pape{ de defuncion firmado por una sra que habia fallecido semanas posteriores, indicando el fallecimiento de AG. De la morge al velorio y la familia no acepto los Honores de Estado pot el cajon abierto (Hasta Chavez tuvo honores de Estado). Despues del velorio, fue «incinerado». Acto seguido la prensa jamas hablo de AG hasta la fecha.

    Responder
  34. Marco A. Vargas Machuca

    Todo es posible en el mundo de lo desconocido, pero este relato parece el guión de un cuento de ficción, mientras no haya pruebas de ello no lo puedo creer, es cierto que es un relato verosímil pero mientras no se pruebe su existencia o al menos se presenten fotos o algún vídeo de este conspicuo personaje, no creeré en la posibilidad de su veracidad.

    Responder
  35. María Claudia.

    Pero cómo sabe el abogado qué vive en una montaña? Lo ha visto???? Tiene qué tener pruebas, yo nunca me creí el cuento de qué se había matado… Una persona tan inteligente cómo él jamás piensa en suicidarse por más trágica qué sea su vida !!!!!!

    Responder
  36. Nora Fiorela Salas Conza

    Todo tiene relación y guarda perfectamente los sucesos ocurridos. Ya me hiciste pensar en cómo está gozando ahora leyendo tu columna nuestro prófugo AG

    Responder
  37. Wendy Pasco

    Miércoles !!! Podría llegar a tanto su astucia, matar a una persona parecida ? La pregunta del millón: hay denuncia de algún desaparecido en esos días con las mismas características q Alan ? …. Esto me hace recordar ese antiguo manuscrito q dicen que Jesús cambio su lugar con otra persona. Alan si lees está columns y necesitas quien maneje tu fortuna, avísame yo la puedo gastar facilito jajaja

    Responder
        1. Luis Parodi

          Cuéntenle esa historia al médico que firmó el acta de defunción y al fiscal que hizo las diligencias de toma de huellas digitales ADN y demás reconocimientos de ley además de los forenses

          Responder

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *