Cuando los Barclays se enamoraron, James tenía cuarenta y cinco años y Sarah veintidós.

Ambos eran bisexuales. James había tenido un novio sin ocultarlo durante siete años. Todavía adolescente y en un colegio alemán, Sarah se había enamorado de su profesora austríaca, sin ser correspondida.

Tal vez porque ella misma era bisexual, Sarah no se asustó de que James tuviese un novio. Lejos de preocuparse, amó a James precisamente porque era bisexual.

Sarah venía saliendo de un novio tóxico, machista, del que estuvo enamorada cuatro años. Su novio era motociclista, corredor de olas y peleador callejero. Tenía la mala costumbre de sucumbir a ataques virulentos de celos y agredir a cualquiera que mirase con simpatía a Sarah. También tenía la mala costumbre de visitar prostíbulos y casas de masajes eróticos. Todo ello hizo que Sarah se hartase de él y lo dejase.

James también se fatigó de su novio, aunque los primeros años supo ser feliz con él. Su novio era adicto a la ropa, a la moda, a las compras, a la frivolidad. James era austero y ermitaño, detestaba salir de compras, vestía ropa vieja, ahuecada. Cuando James le dijo a su novio que se había enamorado de Sarah, este reaccionó de la peor manera, visitó las televisiones desalmadas, expulsó un vómito negro y dejó una estela hedionda de saliva, bilis y veneno.

Tan pronto como James y Sarah se enamoraron, decidieron tener un hijo que, mucho mejor, fue una hija, llamada Zarah. Nació en la ciudad del sol, en el país de la libertad, y creció en una isla paradisíaca, arropada y consentida por sus padres y sus nanas.

El amor inesperado e improbable entre los Barclays les permitió un conocimiento más profundo de sí mismos. James descubrió que todavía podía enamorarse de una mujer y amarla más de lo que había amado a sus novias y sus novios. Comprendió que la zona masculina de su identidad era más vasta y fértil de lo que había imaginado. Sarah descubrió que podía enamorarse de un hombre y amarlo más de lo que había amado a su profesora austríaca que no la correspondió, más de lo que había amado a su novio tóxico, machista y putañero. Es decir que ambos hallaron, en el cuerpo rendido del otro, en la geografía erótica del otro, unas pulsiones y unas tensiones en el propio cuerpo que, hasta entonces, ignoraban. Conquistaron, pues, islas desiertas en el ensoberbecido mar del deseo.

Desde entonces han pasado doce años, once de los cuales los Barclays han estado casados, se diría que felizmente casados.

Sin embargo, en los últimos tiempos, James Barclays ha sentido que su esposa Sarah se aleja de él, lo quiere menos, tiene otros intereses.

En los primeros años como esposos, solían conversar en la cama hasta muy tarde y hacer el amor con frecuencia. Ahora eso ya no ocurre más. Sarah prefiere no echarse en la cama al lado de su esposo: entra en la habitación con el rostro cubierto de cremas, le da un beso fugaz y se retira a su cuarto a descansar. James piensa: cuando viene a mi cama con la cara llena de cremas, es que no quiere hacer el amor: prefiere su minucioso cuidado facial a nuestra gimnasia erótica acaso ya predecible.

El otro día, mientras James cenaba frugalmente en la cocina, después de su programa de televisión, Sarah empezó a pasar un trapeador por el piso de la cocina, estalló en un ataque de furia y culpó a James de que estuviesen sin empleadas. Antes tenían dos empleadas domésticas: una cubana y una peruana. Pero la peruana volvió a Lima y no le renovaron la visa de trabajo en el consulado americano, de modo que no pudo regresar a Miami, donde viven los Barclays. Y la cubana ha viajado a Boston a pasar un mes con su hija, que acaba de parir a un bebé. Sarah piensa que James no debe pagarle ese mes a la empleada cubana y, limpiando el piso de la cocina, se lo dice en tono airado. James guarda silencio. No se siente culpable de que la empleada cubana haya viajado a asistir a su hija en el parto. Le parece que sería demasiado severo penalizarla, dejando de pagarle un mes. Cuando Sarah ha estallado en ese ataque de cólera contra la empleada cubana y contra su marido que come claras de huevo con caviar, James ha pensado: ya no me quiere como antes, ahora estas pequeñas cosas la irritan y la predisponen contra mí.

Aquella noche, mientras James hacía su programa de televisión, Sarah salió a cenar con sus mejores amigas: una española y una colombiana. Las ha conocido en el gimnasio, se ven en el gimnasio todos los días. La española es joven, muy linda, muy masculina, abiertamente lesbiana, y adora a Sarah, la hace reír. La colombiana estuvo casada, es muy guapa, muy espiritual, tiene tres hijos y también es abiertamente lesbiana y adora a Sarah, la hace reír. Las tres salen a cenar muy a menudo. James las conoce y las quiere. La española le parece admirable por su coraje, su honestidad, su rara belleza masculina. La colombiana le parece admirable por atreverse a ser lesbiana tras un matrimonio fallido y ya con hijos. James no se siente amenazado por ellas. Las quiere de veras. Ve con simpatía que su esposa las tenga como mejores, íntimas amigas. Pero a veces se pregunta si no existe el riesgo de que la española lesbiana se enamore de Sarah y despierte o encienda la zona masculina de Sarah, o que la colombiana lesbiana se enamore de Sarah y sea correspondida. Es un peligro real, latente. Las dos mejores amigas de mi esposa son lesbianas, mi esposa es bisexual, en cualquier momento podrían enamorarse sin grandes traumas, naturalmente, como fluyen las cosas del deseo y del amor. Y si eso ocurre, piensa James, todo estará bien: siempre he creído que el amor es un bien inasible sometido a la oferta y la demanda, a la libre competencia, y no puedo seducir a mi esposa desde su zona masculina, una zona o una sensibilidad que al parecer se activa en el gimnasio, rodeada de mujeres que pasan de los hombres.

Mientras Sarah limpia furiosa la cocina, James piensa: antes, cuando ella salía a comer, me traía algo del restaurante, una empanada, una pechuga de pollo, unos enrollados japoneses de queso y salmón, pero ahora no me ha traído nada, ya no me trae nada del restaurante: ¿será que, cuando está con sus amigas lesbianas, ya no piensa en mí, y pasa de mí, y se olvida de traerme comida? ¿O será que está harta de hacerme huevos cocidos todas las tardes, porque estamos sin empleadas domésticas? En cualquier caso, Sarah está molesta y James permanece en silencio, preocupado, haciéndose preguntas. Se pregunta, por ejemplo: Si Sarah se enamora de una de sus amigas lesbianas, ¿podríamos vivir todos juntos en esta casa, o tendría que irme a otra casa? No lo sabe, le da cierto vértigo pensarlo.

El fin de semana llegan de visita las hijas mayores de James Barclays: Camille desde Washington y Paula desde Nueva York. Salen a cenar en la isla paradisíaca, toman el té a media tarde en casa de James y Sarah, Paula dice que tiene ilusión de vivir unos años en Londres, Camille dice que solo estaría dispuesta a casarse después de cumplir treinta y cinco años y firmar una separación de bienes con el novio. Entonces James les dice a sus hijas mayores que él y Sarah firmaron un acuerdo prenupcial, en virtud del cual, si se divorcian, James no tendría que cederle la mitad de su patrimonio a Sarah. Cuando las hijas de James se retiran a dormir, Sarah, enojada, le dice a James que es un tarado, un estúpido, que no debió decirles que habían firmado un acuerdo prenupcial. James dice: Pero eso te deja bien a ti, porque revela que me quieres de verdad, que no te has casado por dinero. Sarah está molesta y no se le pasa rápido. Ya se le pasará cuando haga gimnasia con sus amigas lesbianas, cuando salga a comer con ellas, cuando tome vino con ellas, piensa James, que no toma vino, no toma nada de alcohol, porque sufre de desorden bipolar y toma unas pastillas que riñen con el alcohol.

Todavía hacen el amor de vez en cuando, y en esas raras ocasiones James siente que sigue amando a Sarah. Tal vez se aman más cuando viajan, cuando están en Londres o en París, en Nueva York o en Los Ángeles. Durante esos viajes, Sarah deja de ir al gimnasio, deja de ver a sus amigas lesbianas, aunque se mandan mensajes y fotos todo el tiempo, y quizás por eso se acerca a James. Pero, de regreso en la isla, James siente que su esposa vuelve con ilusión al gimnasio, al vino tinto, a las cremas caras y a sus amigas que pasan de los hombres. No puedo competir con ellas, sus amigas lesbianas, tatuadas, piensa James: sus zonas masculinas superan ampliamente a mi diezmada, esmirriada zona masculina. Si Sarah me deja, viviré solo y me retiraré por completo de los juegos peligrosos del deseo, la seducción y el amor, piensa James. Y la apoyaré sin reservas para que sea feliz con una mujer, si eso está en su destino.

19 pensamientos acerca de “Mujeres que pasan de los hombres

  1. Azucena

    Hola, Jaime! Te saluda tu fiel seguidora. En todo relación existen sus altas y bajas, pero lo que no debe perderse es el respeto, la fidelidad, el entendimiento pero sobre todo el compromiso. Cada día que pasa,se elije amar a esa misma persona con la misma convicción desde el primer día al elegirla, derrepente intenta hablar en su lenguage de amor principal, que es lo que le gusta y como hacerla sentir amada y deseada. Amate primero tú para que puedas amar a otros, dale valor a lo que ahora tienes que es de bendición, ánimo y saludos desde Perú.

    Responder
  2. SOOK

    Ella ya salvo una vez ese matrimonio creo que ahora es tu turno a nadie le gusta ver como su pareja esta con baja autoestima, baja seguridad ,vuelve hacer ese chiquillo hay manga gástrica o liposucción ,lucha la batalla no te rindas fácilmente por las amigas de Sarah ,mira si a pesar de eso no pasa nada y todo se va la mier.. lo mejor sería que se separaran pero antes lucha la batalla no te des por vencido ,si esta fuera una relación normal y no abierta te diría que te divorcies pero como es una relación abierta desde el principio no hay opción a reclamo .
    Lo que si te sugiero a pesar de todo es que te ames a ti mismo ,sana tus heridas tu solo ,no dependas emocionalmente de nadie , vive y disfruta tu soledad .

    Responder
  3. wonder

    la manera en la que expresas tus memorias y sentimientos en tu columna es demasiado facinante de una manera satisface y entretiene al lector, de una manera personal mi admiracion crece mientras que sigo leyendo cada historia que escribes

    Responder
  4. Amalia

    Comprendo tu incertidumbre pasa duele mucho el no saber con certeza que pasará uno se hace muchas preguntas que no tienen respuesta. Solo nos queda esperar dejala ser y si te ama volverá. Tu eres una persona maravillosa y ella también.

    Responder
  5. Diana De la Cruz

    Hola Jaime, mira Silvia te regalo su belleza y su juventud, te dio una hija así que el día que te canses de ella mínimo regalale una casa en usa o Perú.
    Sería injusto que se vaya sin nada aparte que tú tienes mucho.

    Responder
  6. Juanita Orrego

    Jaimito de mi corazón… Te sigo y admiro desde muy jovencita… Recuerdo que un día fuiste a los Consultorios de la Clínica El Golf, con el Dr. Andrés Piñeiro, Neumólogo… Ese mágico día tuve la oportunidad de verte personalmente, Yo estaba embarazada, como de 8 meses, y Tú súper amable y cariñoso, aún resfriado y con mucha congestión, me abrasaste y acariciaste mi enorme panza… Y escribiste una hermosa dedicatoria en un trozo de papel que te alcance. Sólo bastaron unos pocos minutos para que reconozca en Ti, a la maravillosa y sensible persona que eres, siempre te seguí y admire como periodista y entrevistador irreverente y audaz… Pero aquel día conocí otra faceta, adorable…!!! Al bello ser humano que eres… No pude más que amar aquel dichoso día que te vi y abrace por unos segundos. Mi Valentino ya tiene 15 años cumplidos el 13 de Febrero… Sólo debo decirte, que estés tranquilo, relájate, sólo sigue siendo Tú… Jamás encontrará hombre tan amoroso y dedicado como Tú, la adoras y se nota… Dale su espacio… Todo el espacio que necesite, no le reclames ni le digas nada… Ella sola volverá a Ti, cuando se ahogue de tanta libertad… En ese momento, ansiara tus cálidos brazos que aún la esperan con amor y devoción… Es cuestión de saber esperar…
    Te quiere y admira desde siempre…
    Juanita Orrego.

    Responder
  7. MARCO

    Hola Jaime, casi nunca he comentado por aqui. Solo decirte una cosa, pero antes comentarte que soy un fiel seguidor tuyo, te admiro, pienso como un 95% como tu, he leido todos tus libros, y todos tus articulos, he visto el 95% aprox. de todos tus programas de Peru, y el 50% de los eeuu.
    Lo que te queria comentar es algo que me ha molestado y decepcionado de ti. Es que hace unos dias dijiste en tv que estabas triste que se haya retrocedido en el tema de la libertad de la mujer para ABORTAR, entiendo que valores la LIBERTAD yo tambien lo valoro, pienso que es lo mas valioso y sagrado de este mundo. Entonces es de suponer que defiendas la libertad de eleccion de la mujer. Y ME PUEDES DECIR ¿QUE HAY DE LA LIBERTAD Y EL DERECHO DE ELEGIR DEL INDIVIDUO QUE CRECE EN SU VIENTRE?, ¿Entonces tambien vas a defender la libertad del sujeto que un dia se despierta con ganas de hacer algo incorrecto, como lo que sucedio en chicago el 4 de julio por poner un ejemplo? Se supone que La libertad y el derecho terminan donde comienza la libertad y el derecho del otro. No te comprendo, considerando incluso lo que contaste en tu novela «El Huracan lleva tu nombre». Todo esto te lo dice alguien que iba ser abortado, mi papa que sufria de bipolaridad esquizofrenia paranoide, en un momento de chispazo fugaz de sabiduria, entro a la sala de operaciones y le dijo al dr. que detenga todo! todo esto te lo digo en buena onda, al menos para que lo medites un poco mas, sobretodo que eres LIDER DE OPINION, te sugiero que escuches muy buenos argumentos de AGUSTIN LAJE, es mas, deberias invitarlo, aunque como estas arrodillado ante las elites progres, dudo que lo hagas.

    Responder
  8. Mary

    A ningún hombre , mujer , lesbiana o bisexual le gusta tener una pareja que no se quiera así mismo, bipolar o no , busca la manera de volver amarte otra vez , sentirte rico y deseado … esta en uno con su actitud en atraer el interés de otros a través de uno mismo .

    Responder
  9. Alex

    Me encanta tu método de descargar tus demonios (además que genera ganancia extra), pero más allá de todo, espero no se pierda lo único que los puede mantener unidos hasta hoy, el amor libre y franco que se tienen; cuando ello se pierda no abrá vuelta atrás, y tal vez ninguno pueda volver amar. PD. Sigan manteniendo la llama de los viajes, eso hace mágico la unión. Yo perdí ese amor y nunca volví ha amar.

    Responder
  10. Sandra

    Tu eres su esposo, el padre de su única hija, todas las parejas pasan su época de “aburrimiento” del otro y … luego pasa. Muchas mujeres soñaríamos tener un esposo moderno, liberal, adinerado, guapo y comprensivo como tú, oh si! Esta enojada porque le tocó hacer cosas domésticas, eso le molesta a todos y mucho. La niña juntos es lo mas valioso que hicieron juntos. Ah pero debo reconocer que estar “sola” o “solo” es muy rico también.

    Responder
  11. Miguel

    Yo creo que «te va a caer palo» por andar publicando su vida privada, pero que puede hacer se conocieron así y tal como tú la comprendes, comprenderá.

    Responder
  12. GC

    Sarah está pasando por una ilusión que la pasa todo hombre y mujer. Dile que la amas cada día y a cada momento. Espero y Sarah NO cometa ese error porque se arrepentirá toda su vida. Tú eres un hombre bueno. Yo que tú, le pido que deje de ir a ese gym.

    Responder

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *