Dos meses después de salir del clóset en un programa de televisión de alta audiencia, el actor, con apenas cincuenta y cuatro años, se ha quitado la vida, saltando de madrugada, desde un piso muy alto, al súbito espanto de la muerte.

Al salir del armario en la televisión, el actor dijo que se sentía libre y feliz, emancipado de angustias y tormentos sobre su identidad sexual (“soy una persona sin ningún rollo”, mencionó). También dijo que tenía un novio (“tengo amor en exceso y del mejor”, se animó a decir). Reveló además que su hija de veintidós años sabía que él era gay (“sabe que soy gay desde que tenía seis años”, precisó).

Unos días después, concedió otras entrevistas en televisión, algo desusado en él, que había sido reservado para hablar de su vida privada, y dio varios conciertos, ante un público numeroso que lo admiraba por su talento, su carisma y su belleza.

Todo hacía presagiar entonces que el actor había inaugurado una etapa libre y feliz de su vida, en la que ya no tendría miedo de decirle a la prensa que era gay y en la que reanudaría su carrera como músico de indudable talento.

Sin embargo, decidió interrumpir bruscamente su vida.

¿Por qué se suicidó el actor? ¿Le resultó insoportable salir del armario, confesar en público que era gay, enfrentar unas turbulencias mediáticas a las que estaba desacostumbrado? ¿Se arrepintió de haberlo hecho, o de haberlo hecho de esa manera, en aquel programa? ¿Se torturó pensando que hubiera sido mejor preservar el perfil bajo y, por tanto, decir yo no hablo en público de mis intimidades, como le había dicho a la prensa durante décadas?

Alguna gente culpa al escritor del suicidio del actor.

Al salir del clóset en ese programa de alta audiencia, el actor eligió atacar al escritor. Dijo que el escritor estaba gordo, hinchado, panzón; dijo que el escritor se había aburguesado; dijo que el escritor ya no era el abanderado de la causa gay; dijo que el escritor lo había mortificado toda su vida, lo había expuesto y violentado, lo había sacado a las bravas del clóset, le había opacado la carrera. Quedó claro entonces que el actor detestaba al escritor. Pudo salir del clóset sin atacarlo. Eligió atacarlo. Al hacerlo, reconoció lo que había negado durante décadas: que había sido amante del escritor.

En efecto, el actor y el escritor fueron amantes hace más de treinta años, cuando ambos eran ya famosos, cuando tenían novias, cuando estaban tratando de ser felices con ellas, amansando o domando a la bestia salvaje del deseo.

Cuatro años después, el escritor publicó una novela autobiográfica, recreando los grandes conflictos de su vida: su padre pistolero y homofóbico; su madre beata y homofóbica; la severa riña moral entre su educación religiosa y sus deseos eróticos soterrados; sus primeras exploraciones sexuales con un compañero del colegio, un futbolista, una novia, un actor. No era entonces una novela sobre ese actor que se ha quitado la vida, ni contra ese actor en particular. Era una novela sobre la vida atormentada del escritor, o contra la reputación heterosexual del escritor, o contra los padres del escritor, o contra el país inhabitable del escritor. De hecho, cuando salió aquella novela, la prensa seria y la prensa acanallada se permitieron la grosera transgresión de decir que el escritor, o sea el autor de la novela, se había acostado con tales y cuales futbolistas, con tales y cuales actores, con tales y cuales compañeros del colegio, dando nombres y apellidos, publicando sus fotos.

Pocos meses después de que aquella novela fuese publicada, el actor que ahora se ha suicidado fue al programa de televisión del escritor y le dijo que había leído la novela; que le había parecido una novela adolescente, en el buen sentido; que le había gustado la novela. Es decir que el actor no estaba molesto con el escritor, o no todavía, y no odiaba al escritor, o no todavía. No es menos cierto que ese actor, como otros actores, tuvo que resignarse a que cierta prensa sembrase la duda de que acaso había sido amante del escritor. En cualquier caso, no era una duda o una sospecha que parecía torturarlo en aquel momento. Por eso fue al programa del escritor y dijo que le había gustado la novela.

El actor continuó su exitosa carrera en el teatro, el cine, la televisión. El escritor siguió publicando novelas. En teoría, no eran enemigos, o no lo parecían. El actor se casó con una mujer que le dio una hija. El escritor se casó con una mujer que le dio dos hijas.

Tres años después del primer escándalo que los enfrentó, el actor visitó nuevamente el programa del escritor, un espacio que ahora tenía difusión internacional. El actor y su esposa, invitados por el escritor, viajaron a la ciudad donde el escritor emitía su programa. El escritor conoció a la esposa del actor y la saludó con cariño. La entrevista fue tranquila, amable, sin rencores ni reproches. Terminada la grabación, el escritor los invitó a cenar. El actor y su esposa declinaron. El escritor sintió que el actor ya no lo quería.

Esa fue la última vez que se vieron en persona el actor y el escritor. Han pasado veinticinco años desde entonces. Ahora el actor se ha retirado del gran teatro de la vida.

¿Por qué el actor le dijo al escritor que su primera novela le había gustado el año mismo en que fue publicada y tantos años después lo criticó amargamente, acusándolo de haberlo traicionado en aquella ficción, de haberlo sacado del clóset contra su voluntad? ¿Por qué cambió de opinión tan radicalmente? ¿Por qué tres años después de publicada esa novela el actor volvió a darle una entrevista cordial al escritor, dejando entrever que no lo odiaba, que no se sentía traicionado? ¿Por qué tantos años después, en vísperas de morir, el actor vapuleó al escritor, hizo escarnio de su apariencia física, lo acusó de traidor y dijo que el amor entre ambos había sido corto, fallido e irrelevante? ¿Fue en efecto una traición que el escritor publicase una novela en la cual su alter ego Joaquín Camino se acostaba con un actor llamado Gonzalo Guzmán? ¿Tenía derecho artístico, ético y legal el escritor para permitirse esa licencia en la ficción, describiendo los amores furtivos entre un periodista y un actor?

El escritor piensa que ejerció plenamente su libertad artística, creativa y personal, escribiendo aquella novela y saliendo del clóset tan pronto como la publicó. Al mismo tiempo, piensa que el actor ejerció plenamente su libertad individual, negándose a salir del armario, a reconocer que había sido amante del escritor. Ninguno traicionó al otro, piensa el escritor: yo fui leal a mi vocación literaria y elegí salir del clóset; y el actor fue leal a su vocación histriónica y eligió no salir del clóset, pensando que, si lo hacía, arruinaría su carrera como galán de telenovelas.

Recientemente, al salir por fin del armario, el actor parecía contento con su vida personal, familiar y artística. Nada hacía presagiar que se mataría.

Como el escritor publica todas las semanas unas crónicas personales con mínima ambición literaria en un puñado de diarios en español, se permitió escribir en tono risueño un texto en el que celebraba que el actor hubiese salido del armario; lo animaba a cantar canciones personales, traspasadas de sensibilidad gay; lo elogiaba como músico talentoso; y se defendía de las acusaciones vertidas contra él: estás gordo, hinchado, panzón; te has aburguesado; ya no defiendes la causa gay; eres un traidor.

Entonces, como el escritor se defendió en tono satírico de las agrias críticas expresadas por el actor contra él, ahora ciertos admiradores del actor le enrostran que él tiene la culpa de su suicidio, que él lo indujo a matarse, que él lo torturó tan minuciosamente que lo obligó a saltar al súbito espanto de la muerte. Debido a ello, algunos fanáticos del actor le piden al escritor que, en homenaje a la memoria del actor, se mate él también, se suicide tan pronto como sea posible, salte de un piso alto, o se dispare un tiro en la sien, o se ahorque en el clóset de su casa, porque él y solo él, dicen los biempensantes y los malpensados, tiene la culpa de que el actor se haya quitado la vida.

Destruido, mudo de tristeza, el escritor piensa que es injusto y canallesco culparlo a él del suicidio del actor. No piensa quitarse la vida en homenaje a la memoria del actor.

La gran pregunta es, sigue siendo: ¿por qué se mató el actor? ¿Qué angustias lo torturaban antes de arrojarse a la muerte? ¿Estaba enfermo, deprimido, arruinado? ¿Sufría una honda pena de amor, un terrible conflicto familiar? ¿Estaba fatalmente condenado por unos genes suicidas, puesto que su padre se mató cuando él era un joven de diecisiete años? ¿O se quitó la vida, tantos años después, por culpa de la primera novela del escritor, una novela que, cuando salió, dijo que le había gustado? ¿Se suicidó el actor porque una columna satírica del escritor le disgustó tanto? ¿Es razonable pensar que un actor famoso se mataría porque lee una sátira zumbona o una crítica negativa? De ser así, si las sátiras zumbonas o las críticas negativas indujesen a los escarnecidos o zarandeados a interrumpir sus vidas, entonces, piensa el escritor, yo tendría que haberme matado unas cien veces por lo menos. Una persona sana, sin trastornos de salud mental, no se mataría por una sátira, una mala crítica, un escándalo mediático pasajero. Solo se quita la vida quien ya no desea seguir viviendo, quien desprecia o repudia su propia vida, quien percibe el futuro como una pesadilla insoportable de ser vivida.

A las tres de la mañana, minutos antes de saltar al súbito espanto de la muerte, ¿el actor estaba lúcido, sobrio, consciente, en sus cabales? ¿Se encontraba químicamente deprimido, ferozmente enfermo, mal medicado? ¿Se hallaba intoxicado o turbado por alguna sustancia viciosa y autodestructiva, como se encontraba intoxicado el escritor cuando intentó suicidarse con apenas veinte años en un hotel de lujo? ¿Por qué el actor eligió la muerte, cuando su vida parecía llena de felicidades, de triunfos, de promesas?

Destruido, mudo de tristeza, ferozmente culpado por los biempensantes y los malpensados, el escritor piensa: si, en vez de criticarme en esa penúltima entrevista, el actor me hubiese pedido ayuda, yo habría hecho cualquier cosa, cualquier cosa, por salvarle la vida.

119 pensamientos acerca de “El suicidio del actor

  1. Aaron H.

    Ni el suicida quiere morir, son sus emociones, pesadillas, tormentos, voces y hasta quizás un episodio de ansiedad los que toman el control del ser y actúan por él.
    En absoluto el escritor debe sentirse culpable, el actor le ha obsequiado sí, un regalo mental de por vida.

    Responder
  2. Pablo Aguilar

    No hay una respuesta. Pienso que es algo con lo que tendrás que vivir el resto de tus días. Solo tu familia estará ahí para contenerte y ayudarte. Nadie sabrá si Diego de todas formas se hubiera quitado la vida en algún momento de su vida, quizás tú novela en vez de empujarlo al suicidio quizás sólo lo pospuso. Pienso que confesósu inclinación sexual solo para estar en paz antes de quitarse la vida, quizás la tragedia de su padre es algo que lo dejo marcado y nunca pudo superar. Quizás tuviste que ver quizás no.

    Responder
  3. sharon

    Lo mas triste de la muerte de Diego, es que no tuvo tiempo de ponerse a cuentas con Dios, lo admiraba como actor, pero parece que no era feliz y estaba muy perturbado, Jaime, tu tienes vida y tienes aun la oportunidad de buscar de Dios, nos desdeñes los esfuerzos que hizo tu madre por acercarte a El, búscalo mientras tienes vida.

    Responder
  4. Gladys A

    Mi Jaime❤️no te quites la vida!Sigue adelante tienes una pequeña y tienes que estar presente en los momentos más importantes de su vida …no olvides que hay gente que te sigue y te quiere …te sigo desde pequeña y aunque seas un loquito, te quiero mucho ❤️

    Responder
  5. Liliana

    Jaime completamente de acuerdo contigo, nadie sabe porque el actor lo hizo y es una pena no poder haber hecho algo más. Pero tu no podías tampoco salvarlo porque lo rumbos que tomaron fueron distintos hace bastante tiempo

    Responder
  6. rosario

    Jaime, culpable por qué?, cada uno escoge su vida y su destino, pienso que el actor fue un gran hombre, ¡pero le falto compañía y por sobre todo FE!, es una pena que no este ya con nosotros, pero .. el escritor, ese que nos mantiene atentos a sus escritos, ese hombre debe seguir así carismático como siempre.

    Responder
  7. Marlene Paz

    Realmente cada uno decide su fuga de lo insostenible, cada uno busca cubrirse de los miedos con mantas he histrionizar una sonrisa para no dejar ver el tormento de no poder gestionar emociones, sensaciones y rezagos de clímax de un todo en torbellino. Cada uno escoge el camino de pasar por la alfombra roja a los códices de la historia ó de pasar al absoluto y oscuro olvidó.

    Responder
    1. Guille Henckell Sime

      Siempre me ha gustado tu estilo para escribir, este artículo también; no estés triste, las decisiones personales no deben afectar a los demás, sabe Dios qué pasó por su cabeza para lanzarse a la muerte de ese modo, solo espero que descanse en paz y que tú también la tengas.

      Responder
  8. Chaska

    ¿Culpar al escritor por la muerte del actor? ¿ Y por qué no culpar a la periodista de espectáculos que luego de tantos años decide sacar del baúl de los recuerdos un tema que ya a nadie le importaba? ¿ Que acaso el actor no era un personaje con tanta trayectoria, tantos logros, tantos éxitos, tan querido que poco o nada importaba la corfirmación si él fue o no alguna vez amante del escritor? ¿ Por qué hacer girar su vida alrededor del mismo tema? ¿Por qué no enfocarse en sus nuevos proyectos, en la nueva propuesta al público? ¿ No fue ella quien se propuso a que el actor abriese esa puerta que por años él decidió mantener cerrada?
    O quizá ¿ Por qué no culpar a la otra periodista, muy querida ella, quien urgó en un episodio tan íntimo y tan triste de la vida del actor a nivel nacional, habiéndolo ya entrevistado tiempo atrás y tocado el mismo tema? ¿ A caso no revolvió en la memoria del actor recuerdos, vivencias, afectos, carencias? ¿ Que nadie piensa que ese pudo ser el inicio o desencadenante de algo que el propio actor pensó ya haber superado?
    O quizá ¿ Por qué no culpar al exitoso músico que contactó al actor para proponerle un proyecto ligado a la música, faceta del actor que por años mantuvo dormida? ¿ A caso todo ese mover de melodías y letras no pudo traer a la memoria del actor no solo vivencias placenteras sino también vivencias y/o circunstancias escabrosas, tristes o poco deseables de ser recordadas?
    Lo cierto es que ni la periodista de espectáculos, ni la periodista muy querida ella, ni el exitoso músico, ni el escritor son culpables de la muerte del actor.
    Nadie sabía por lo que él estaba pasando, si lo hubieran sabido, si hubieran sabido que algo de lo que ellos hicieron, hubiera podido abrir aunque sea una pequeña rendija para que esta fatal decisión se fuera gestando, no lo hubieran hecho, y no lo hubieran hecho por una sencilla razón, porque todos lo querían y lo apreciaban y le deseaban lo mejor.

    Responder
    1. ADRIAN

      NO TE CULPES de nada tu eres un excelente escritor y buena persona ,ora por su alma y pide a Dios fortaleza para seguir tu camino ,espero tener escritor para rato OK ,un fuerte abrazo desde Puerto Supe distrito de Barranca

      Responder
  9. Fer

    – ¿Te molestaste mucho conmigo? – preguntó el escritor.
    – no entendía mucho algunas cosas – respondió el actor

    En aquella entrevista muy cordial en donde se percibía la química y complicidad entre ambos.

    Quizás le tomó mucho tiempo al actor, entender finalmente que aquellas cosas le molestaban.
    En todo caso, dejó la evidencia que su disgusto fue, más que nada, racional.

    El actor ejerció la máxima expresión de libertad personal, se quitó la vida, él y nadie más tomó esa decisión.
    La pregunta es; ¿fue visceral o racional?
    ¿La decisión la tomó de manera espontánea o coincide con su regreso al ojo público, o al suicidio de su padre, a la misma edad?

    Responder
  10. Maria Arauz

    Es la primera vez que leo un artículo suyo, nunca he visto su programa ni lo he escuchado hablar, al leer este artículo me parecce que ud busca una justificación ante el accionar del actor, a veces decimos o hacemos cosas sin pensar que pueden herir la suceptibilidad de los demás, una sola palabra te eleva al cielo o te hunde al infierno, debemos ser más cuidadosos con lo que decimos o hacemos, pienso que antes de escribir su libro debió preguntar a las personas si podía mencionarlas para evitar resentimientos o llegar a los extremos de un suicidio, nunca conocí al actor por curiosidad he visto algunos videos y concluyo que era un excelente profesional pero solo eso porque no tuvo la suficiente madurez para afrontar las situaciones de la vida. El ya no está y lamentablemente quedó ud para afrontar, Dios le de la fortaleza. Me gustó su artículo lo felicito.

    Responder
    1. Mayra

      No entiendo lo que dice! Cuando se escribió el libro nunca el autor, nombró al actor. Entonces, no hay culpables. Lea nuevamente lo que está diciendo Jaime porque parece que no lo ha leído bien. El actor se suicidio por razones que nunca vamos a saber. No sabemos el estado mental de este hombre y estamos antes muchos problemas mentales que desafortunadamente no explica el suicidio. El no es el único en haber terminado su vida, hemos visto muchas personas famosas que se quitan la vida y no sabemos porque, si aparentemente todo lo tenían. Debemos de parar el señalamiento y aceptar lo sucedido. Aquí no hay culpables! Por favor

      Responder
    2. Pilar

      Alma de cántaro, no hay mención explícita. Son personajes con nombres distintos. No creo que el motivo de su suicidio sea el identificarse con un personaje de ficción, máxime si de motu propio «salió del armario» y se declaró feliz.

      Responder
    3. Elisa

      Exactamente muy claro y precisa su opinión y la comparto, el busca justificar el daño que causó, a nadie se puede obligar a declarar cosas íntimas menos en público y este «escritor» obligó indirectamente a hacer lo que hizo el finado. Q.E.P.D.

      Responder
  11. Luz

    Nunca mejor dicho querido Jaime y estoy segura que hubieses hecho lo posible por salvar su vida si El Te lo hubiese pedido .
    El suicidio tiene raíces más intensas ,mas químicas quizá , mas emocionalmente dañinas , más hereditarias , más profundas ……
    Lamento la opción que Diego tomo , pero respeto su sentir de no pertenencia en este presente . Un abrazo Jaime te admiro mucho.

    Responder
  12. Sandra

    Lamento mucho que la gente piense que vos sos el cumplable de un suicidio, esas cosas solo suceden en gente grande por baja autoestima o cosas del pasado sin resolver…

    Responder
  13. Gleny

    Creo que el único ser que puede elegir vivir o morir es uno mismo. Por más que en un momento nos podamos sentir muy lastimados, solo nosotros mismos podemos sobreponernos. Por lo que es tiempo de pasar la página Jaime, y no hacer caso de todas las personas que puedan señalarte por tus publicaciones anteriores referidas a Diego. Lo que paso entre Uds. es parte de la historia, su vida de jóvenes. Ahora son otros tiempos y siempre van a venir pruebas que nos harán querer tirar la toalla pero los que realmente no se cansan son los que siguen viviendo. Es tiempo de cerrar ese capítulo de la vida y por más que actualmente aun es triste sobreponerse a la muerte de un ex-amigo, todo se supera con alegría. NADIE puede juzgar a NADIE ya que los pensamientos y sentimientos son intrínsecos a cada ser. Es tiempo de poner este suceso en el olvido. Mucha suerte en todo lo que aun tienes que dar a los demás, en especial a tu familia y seres queridos (que son los más importantes HOY). Saludos.

    Responder
  14. Marcia

    Cada persona es responsable de su vida no te culpes y pienses que tuviste algo que ver en la decisión que pudo tomar el actor. El ahora ya descansa en paz, no te mortifiques y has oído sordo a esos comentarios de personas que siempre están llenas de odio que lo único que hacen es culpar a la familia o al escritor o a quien sea. Guarda los recuerdos bonitos que tuvieron juntos.

    Responder
  15. Jorge

    El escritor no debería defenderse, sino perdonarse a sí mismo y perdonar al actor por la trágica y triste decisión. Hay dolor ajeno. El actor fue un ser muy querido, que dió alegría a millones de personas, por lo que le rindo homenaje y pido a Dios por su misericordia y a los angeles que lo cubran con sus alas.

    Responder
  16. Claudia

    Completamente de acuerdo contigo, coincido que debe haber estado muy enfermo. Gente irracional que quiere culparte ni siquiera merecen esta columna de explicaciones. Creo que solo un buen lector o principiante escritor puede entenderte a profundidad. Sigue con la conciencia limpia respecto a este trágico final del actor.

    Responder
  17. Jose Toledo

    El escritor no es responsable de los actos del actor.
    Cada quien es libre de tomar sus decisiones y la del actor fue ponerle fin a su existencia.
    No se le puede atribuir culpa al escritor por la decisión de actor, siento que el escritor sólo expone su perspectiva e indirectamente pide que no se le vínculos con la decidió que optó el actor.

    Responder
  18. María

    Jaime, muy buen artículo contundente, donde también expresas tu defensa de manera literaria, ante tanta gente con ignorancia que te culpa por la muerte del actor Diego Bertie. Es lamentable que el actor decidió hacerlo, pero es un hecho que él no amaba su vida.
    Sigue adelante con todos tus proyectos personales y profesionales, al lado de tu familia, quienes siempre estarán contigo, pídele a Dios que te dé mucha fortaleza y sabiduría en tu vida. Un fuerte abrazo.

    Responder
  19. Jovanny Macia

    La libertad es heroína pura, consumirla toda de un solo tirón te mata. Cuando no estás acostumbrado a la libertad la confusión puede ser tal, que se desvanece la cobardia a la muerte.

    Responder
  20. Roberto

    Brutal. Juegos de niños que añejan con tanta oscuridad. Ese personaje que nos construiste entre libros de ficción siempre fué tierno y bello. Leí la carta al «amigo que perdiste» una vez más, como otras varias entre tantos años. Que triste final a este personaje tan importante en tus novelas. ¿Será posible un capítulo más entre las tinieblas de la muerte?. Se te quiere Jaime.

    Responder
  21. Sandra

    Bien puesto Jaime. Sincero como siempre y se agradece. La gente que te condena por algo tan terrible como el suicidio de otra persona que no conocieron íntimamente denota la vileza de una sociedad que hace de las vidas ajenas un circo infame. No les hagas caso. Tienes mucho qué agradecer y porqué vivir. Nuestro apoyo total !

    Responder
  22. Graciela

    Que fuerte Jaime
    La depression es algo incontrolable, padezco de eso y hay moments que no vemos luz Al final del tunnel y la muerte parece la salida mas facil

    Espero que este descansando en paz

    Y no tienes la culpa de esto x

    Responder
    1. ADRIAN

      Ánimos Graciela tu puedes con ello ,la muerte a todos nos llega al final ,solo piensa en vivir la vida haciendo el bien por los demás y recibirás 20 veces más fuerte abrazo !!!

      Responder
  23. Ramon

    ALGUIN SABE QUE SIGNIFICA LA PALABRA..» Inducion «….porque he leido todos comentarios y nadie sabe que significa INDUCION ??????….ojala alguien me ayude..!!!

    Responder
  24. Fabiola Castillo

    Es una grandisima tonteria que alguien te culpe de lo que pasó, pero peor aún es que tu dejes que eso te afecte, debe de ser duro también para ti, pero la gente no es capaz de entenderlo, sólo proyectan en otros sus propios demonios e incapacidad de empatia, en un país con tanta ignorancia no se podía esperar menos. Un fuerte abrazo Jaime, para muchos de nosotros, muchísimos, leerte sigue siendo un deleite.

    Responder
  25. Josefina

    Siempre es lamentable una perdida y más cuando es alguien que se conoce , el actor se veía feliz pero era un actor …. Su video clip de soy pan … Maravilloso me enternece escuchar y ver su interpretación … Tus frases …si el actor me ubiese pedido ayuda ubiese ,ubiese echo cualquier cosa por ayudarlo , solo corrobora tu noble corazón Jaime , eres un escritor brillante pícaro locuaz pero sobretodo sincero … Quédate tranquilo vive en paz y sigue dándonos con tus letras ,bien escritas , pícaras sonrisas que hoy en día harta falta que hacen . Que no te afecten comentarios mal intencionados y parte del mundillo inevitable de la vida . Saludos

    Responder
  26. Cristina

    Tengo un Canal de YouTube con 44 mil suscriptores y 17 millones de visitas y me he encontrado con más gente buena que mala me imagino tu con millones de seguidores te pasa lo mismo
    Mi esposo Alemán te admira y mi sueño sería entrevistarte y viceversa mi Canal se llama Reportera latina viviendo en Alemania vivimos en Hamburgo estuviste muy cerca y espero cumplir ese sueño sería muy divertido me dicen Bayly en femenino

    Responder
  27. David

    No está claro el motivo de la muerte de Diego Bertie y por respeto a su memoria no se debería especular de esa forma, en todo caso podría decirse «el presunto suicidio»

    Responder
  28. Rosa jakobsso

    Lo más frustrante es que tú y Diego no se hayan encontrado, se hayan tomado un café como el mismo Diego dijo desear en una entrevista antes de morir. Sopongo que la viste? Creo que fue en el programa de Peluchin.
    Yo creo que Diego estaba mal medicado y las medicinas mal usadas elevan el riesgo al suicidio.
    Tu y el han tenido vidas paralelas y parecidas.
    A ti te salvó enamorarte de Silvia.
    Silvia te salvó del caos.
    Tu no tienes culpa de nada, Diego no te odiaba , odiaba que seas feliz sin el, odiaba que no seas libre como el era ahora, odiaba no poder ser libre, realmente libre de sus propios demonios.

    Responder
    1. Ramon

      Dios mio…..INCREIBLE…NO LO PUEDO CREER…..una persona que ve TV BASURA….comentando aqui ?..Y ENCIMA NOMBRA EL PROGRAMA QUE VE ???????….NO LO PUEDO CREER…..???….VER EL PROGRAMA QUE VES , NO TE DA VERGUENZA COMENTARLO ?…de solo leer la palabra PELUCHIN..ME DIERON GANAS DE VOMITAR..!!

      Responder
  29. Amapola

    La hora del diablo es relativamente las 3 de la mañana, me imagino al actor pasando por una crisis motivo desconocido , un pánico extremo que liquidó sus ganas de vivir . Cuando uno siente este olor a licor fétido recorrer las venas ten cuidado son aquellas almas suicidas que ingresan en uno para llevarlos con ellos , San Miguel arcángel con su oración poderosa se enfrenta con aquellos demonios fiel guardian de la milicia celestial.

    Responder
  30. Irene Salcedo Marcilla

    Siento mucha pena por Diego V. Pero siento más pena por el dolor y la fortaleza que debe asumir Jaime. Porque es verdad, este duelo es más profundo, siendo que el que sigue en la lucha del vivir, LEE Y SIENTE, PIENSA Y ESCRIBE, a pesar de los comentarios desacertados que hayan hecho los mal pensantes. Yo también haría hasta lo impensado si la persona ha formado parte de mí vida. Esperemos que el tiempo nos obsequie más sabiduría y comprensión para escribir en estos medios que suelen llegar al mundo entero, reconociendo que el otro podría estar pasando por similar situación. Hay que ponerse el lugar y los zapatos del otro.

    Responder
  31. Marielena

    Sí, lamentable la partida de Diego sobretodo en la forma en que ocurrió, pero es absurdo en mi opinión culpar al escritor. En definitiva no sabemos con certeza como ocurrieron los hechos, los comentarios están basados en suposiciones.
    Que su alma descanse en paz.

    Responder
  32. Sergio

    El ESCRITOR. Debería ser reconocido como el ÚNICO que se enfrentó a esta Sociedad en su momento y expuso su verdad a costa de todo, ( NO LE IMPORTABA EL DINERO DE SU MADRE O FAMILIA) . EL ACTOR le faltaron GUEVOS, Y QEPD para asumir su identidad. El Escritor sigue viviendo su vida a pesar de sufrir internamente y azotarse para hacer de tripas Corazón con lo que sufre pero siempre DICIENDO SU VERDAD! Eres GENIAL y GENUINO MR JAIME

    Responder
      1. Carmen

        Es obvio que el escritor no tiene la culpa de la muerte del actor, al parecer el actor se suicidó porque tenía serios problemas de depresión, tratados de una mala manera, en todo caso a quien se debería culpar es al psiquiatra que lo atendía, porque estaba claramente desesperado hasta que acabo con su vida.

        Responder
        1. Yolanda Farfán Rodríguez

          De acuerdo contigo Jaime me indigna leer como ciertas personas quieren culparte de un hecho que nadie hubiera querido que suceda.
          Sé fuerte Jaime y libre cómo hasta ahora y sigue escribiendo tú verdad.

          Responder
  33. Ambra

    El actor se veía triste y había bajado mucho de peso y nadie se dio cuenta .
    Como sociedad tenemos que aprender a identificar los signos de una posible depresión , a ser solidarios y respetuosos y a no hacer leña del árbol caído .
    Descansa en Paz Diego . Que en otra vida encuentres lo que en esta no tuviste .

    Responder
  34. Zhayu

    Jaime, Jaime. Cuan triste será escribir esto para ti, y saber que el nunca podrá leerlo, pero todo esto hace referencia a toda una vida de telenovela de ficción, hecha realidad. Te abrazo Jaime, lamento la muerte del actor, pero el escritor debe continuar.

    Responder
  35. Annie

    Exacto , el escritor escribió esa novela basada en su vida no solo redactada específicamente a una persona si no hablaba de sus amores en general , pero lamentablemente las personas buscan culpables y muchas veces repiten lo que escuchan de otras personas , incluso algunas de ellas no han han leído novela , en conclusión el escritor no es culpable de nada ; cada persona es responsable de sus propios actos si el actor quiso suicidarse fue porque tuvo sus propios traumas o simplemente vio que ya no tenía nada más que hacer en el mundo y las personas deben respetar esa desición no buscar culpables .

    Responder
  36. Ed

    Y quizás si! Hubieses podido ayudarlo. Y quizás si! No hubiese tenido este desenlace. Pero, no valoro la vida y al parecer si; no estuvo en sus sentidos para tomar mejores decisiones.

    Responder
  37. Elisa

    Coincido contigo, Jaime. Es canallesco culparte de lo ocurrido con el actor. Yo creo que tú le guardas cariño a él y lo llevas entre tus mejores recuerdos. Siento que eres una persona muy sensible y todo lo que ha pasado, te afecta bastante. Saludos y cariños!

    Responder
  38. Nadia Jiménez Velásquez

    Estimado Jaime:
    Aunque no te conozco, te admiro mucho como escritor y entrevistador, me imagino que te sientes muy triste y acongojado por esta pérdida irreparable, se nota que eres intenso en el amor.
    No hagas caso a esa gente malintencionada que te culpa por algo que no es tu responsabilidad, continúa escribiendo y vive tu vida feliz con tu familia.
    Me encantó tu última frase, estoy segura que lo hubieras apoyado si te pedía ayuda, porque cuando amaste a alguien de corazón, así pasen los años el cariño cambia pero no desaparece.
    Un fuerte abrazo Jaime!
    Sigue triunfando y dejando en alto el nombre del Perú.

    Responder
  39. Aldo

    Bueno, es hasta ahora una incognita certera que se suicido. Creo que simplemente no pudo mas batallar con sus dragones, y tomo la firme determinacion de irse de este mundo, pero de ahi señalar culpables considero que esta lejos de cualquier realidad.
    Un cordial saludo jayme.

    Responder
  40. Madeleine

    Me quedo con esta frase:
    «Solo se quita la vida quien ya no desea seguir viviendo, quien desprecia o repudia su propia vida, quien percibe el futuro como una pesadilla insoportable de ser vivida.
    Acompañe esta lectura con: Johannes Brahms: Sinfonía N° 4 en mi menor, Op. 98
    Era inevitable….

    Responder
    1. Ramon

      No lo puedo creer..!!…que comentario para mas IMBECIL..!!!…TE RESPONDO…» solo se quita la vida , quien ya no desea seguir viviendo «…no te has puesto a pensar que pudo haber sido «INDUCIDO «…??????…..perdon sabes lo que significa INDUCIR ????

      Responder
  41. José Millones

    Cada uno labra su destino, esos que ahora culpan, lo tuvieron en sus sets de tv, no hicieron nada, se veía una persona que no hablaba como antes, que se le trababa la lengua , al parecer se medicaba, pero claro , era rating para programetes mediocres, sin talento e infames tener al actor famoso diciendo una y otra vez que salió del clases y enfrentándose al también famoso escritor, entonces, si es que se suicido, ¿quién emoujo al vacío al actor? ¿El escritor? o los medios que fueron silentes cómplices…….

    Responder
    1. Mily

      Totalmente de acuerdo, eso mismo iba comentar. Me preguntaba si el actor se arrepintió de algunos lugares donde fué. No vivo en Perú, pero por las redes ví a que programas fué y me sorprendió que para promocionarse tenga que ir a lugares donde sobretodo uno, le hizo preguntas de su pasado que no iban al caso. Esa mujer chismosa y acomplejada le hizo sentir súper incómodo trayendo un pasado que ya casi nadie recordaba.

      Responder
  42. Zielou

    Bueno, nadie sabe si fue suicidio. Yo seguiré creyendo que fue accidente. Me duele mucho lo que he leído, es muy triste.
    Creo que talvez su forma de llamar tu atención fue criticandote públicamente para que talvez tu le reproches porque habla mal de ti en la televisión. Creo que fue su forma de llamar tu atención.
    Ahora solo queda sanar para seguir con la vida.
    La gente es estúpida siempre tratará de buscar culpables, siempre
    Espero que estés bien Bayly, o trates de estarlo. Soy una gran fan tuya, espero algún día conocerte y firmes mis libros 🙂
    Cuidate mucho

    Responder
  43. nataly

    Es increíble todo el morbo que ha generado la partida de Diego, la gente habla y habla pero la realidad es que nunca sabremos que fue lo que realmente pasó y aquí nadie tiene la culpa de nada.

    Responder
  44. Carlos Reyes H.

    Coincido con los que dicen que cada uo es responsable de sus actos. Me dió mucha pena escuchar esta triste notica, pero creo que fue un accidente.
    El día que esa prensa sensacionalista desaparezca del país, ese día habrá un gran cambio en todos. Mencionaron el morbo, y es cierto, lamentablemente la gente se ha acostumbrado al morbo y a ver tonterías, por no llamar de otra forma, a esos programetes.
    Al estado le corresponde invertir mas en la salud mental, la pandemia ha dejado a muchas personas con transtornos.
    Bravo Jaime, sigue adelante.

    Responder
  45. Shirley

    No hagas caso a los comentarios malintencionados y no te culpes. Parece que fue una trágica historia de amor que quedó inconclusa, y por eso, te quiebra…pero de ahí a pretender decir q tu eres culpable y q tu pretendas creértelo?!!! A pasar la página y continuar siendo tu. Te admiro mucho desde siempre. Saludos!

    Responder
  46. Lourdes

    Me gusto el último párrafo. Pero bueno no se sabe realmente si el actor se suicido, porque no decir que pudo haber sido un accidente? A mi parecer fue un accidente.
    No pueden culpar al escritor de lo que paso, es algo muy injusto a mi parecer.
    Se que tanto el actor como el escritor son personas inteligentes, con clase, tienen carisma y bellos.
    Me hubiese gustado ver una ultima entrevista entre el actor y el escritor.

    Responder
  47. María

    Un abrazo ala distancia Jaime ; esperaba leerte y pensaba el vacio provocado en en tus sentimientos por ser señalado,Cada quien es responsable de sus actos.
    Desde Houston ,Tx.
    María

    Responder
  48. Fashionista1k

    Yo escribo en mi página de todo, y hablo justamente de las reacciones, manías, depresión cuando tu novia te deja, exclusivamente para hombres que no resisten lo que les pasa y les advierto de no vengarse o atentar contra su propia vida, CADA PERSONA ES RESPONSABLE DE SU PROPIA VIDA, Y COMO TAL DEBE CUIDAR SU FISICO Y SU ALMA, EN PERÚ LA GENTE ESTA ACOSTUMBRADA A HECHARLE LA CULPA A OTROS DE UNA DERROTA, UNA PERDIDA, UNA CAIDA O UNA MUERTE, NADIE ASUME SUS PROPIOS ERRORES, MIENTRAS NO EXISTA UNA EDUCACIÓN, UN PROGRAMA CULTURAL PARA PREVENCIÓN LA DEPRESIÓN Y SALUD MENTAL Y MAS QUE NADA EDUCACIÓN, SEGUIREMOS HECHANDOLE LA CULPA A OTROS SIN ASUMIR RESPONSABILIDADES.

    Responder
      1. Pilar

        Para Ramon:
        «Buscador general
        No se ha encontrado inducion dentro de todo el contenido del diccionario.»
        He visto que pregunta repetidamente el significado de esa palabra, pues bien, NO EXISTE EN EL DICCIONARIO. Ese es el resultado de la búsqueda en el DRAE.
        También he leído que insulta, aparentemente sin motivo, a distintos lectores y los manda al colegio a terminar primaria. Yo de usted me aplicaría el consejo.
        Se hace pesada tanta repetición.

        Responder
  49. Giselle

    La gente tiende siempre a buscar culpables, el morbo es tan fuerte que da miedo, quizás nunca sabremos si fue un suicidio o un accidente, tienes derecho a defenderte, porque justo fue al programa de esa señora que no puedo ni ver, en fin, es todo un drama que sin conocerlos me ha tocado el
    Corazón. Paz y vida para ti, paz y vida eterna pra él.

    Responder

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *